Desde hace más de 20 años que todo equipamiento eléctrico de baja tensión que se comercializa en la República Argentina debe cumplir con una serie de requisitos para garantizar a los consumidores la seguridad en la utilización de este equipamiento en condiciones previsibles o normales de uso.

A estos requisitos se los denomina “Seguridad Eléctrica” y actualmente están previstos en la Resolución 169/2018 de la Secretaría de Comercio del Ministerio de Producción de la Nación Argentina.

La seguridad eléctrica aplicará al equipamiento eléctrico a utilizarse con una tensión nominal de entrada (para material consumidor), y/o de salida (para material generador) entre CINCUENTA VOLT (50 V) y MIL VOLT (1.000 V) en corriente alterna, y entre SETENTA Y CINCO VOLT (75 V) y MIL QUINIENTOS VOLT (1.500 V) en corriente continua.

Todo producto que reúna estas condiciones deberá ser certificado mediante los Organismos de Certificación reconocidos por el Ministerio de Producción, mientras que el equipamiento que quede exento de estas características quedará exceptuado de certificación de Seguridad Eléctrica.